El arrendamiento o lease de un auto es una opción muy atractiva para ciertos conductores. Arrendar el auto te permite, en general, conducir un auto nuevo pagando cuotas mensuales más bajas que si se tratara de un financiamiento y suele incluir mantenimientos de rutina, garantías y la tranquilidad de, simplemente, entregar el auto cuando el contrato termine.

Con la creciente popularidad en el mercado de los autos eléctricos, las personas buscan también la opción de arrendar este tipo de autos.

¿Se pueden alquilar los autos eléctricos?

¡Claro que sí! Todos los fabricantes ofrecen sus nuevos modelos eléctricos también para arrendamientos.

El proceso es el mismo, y muy similar a un financiamiento al comprar un auto. Normalmente haces un pago inicial, seguido de pagos mensuales, sólo que al final del contrato de arrendamiento, devuelves el automóvil o bien, decides comprarlo.

Con un arrendamiento, el pago mensual se determina principalmente por la diferencia entre el costo del vehículo nuevo y el valor esperado al final del arrendamiento.

¿Conviene arrendar un auto eléctrico?

Desde el punto de vista de la innovación, tecnología y las ventajas que ofrece un auto eléctrico, arrendar puede ser una excelente opción: ofrecen reducción de emisiones y ahorro a largo plazo en costos de combustible.

Sin embargo, y especialmente para personas con mal crédito, hay mucho más que considerar.

Lo primero es que puede ser difícil ser elegible para un arrendamiento, dependiendo de tu situación crediticia, ya que los arrendamientos se destinan, usualmente, sólo a personas con buen o excelente crédito.

Lo siguiente es saber que los autos eléctricos suelen tener un precio inicial más elevado en comparación con sus contrapartes con motor de combustión interna. Esto se traduce en cuotas de arrendamiento más altas, ya que las tarifas de arrendamiento están directamente vinculadas al costo inicial del vehículo. Aunque a largo plazo, los propietarios de autos eléctricos pueden disfrutar de ahorros considerables en combustible y mantenimiento, los costos iniciales más altos pueden disuadir a algunos arrendatarios potenciales.

Además, la tecnología de las baterías de los autos eléctricos está en constante evolución, lo que significa que los modelos más nuevos suelen tener mejoras significativas en términos de autonomía y eficiencia. Arrendar un auto eléctrico hoy podría dejar a los conductores con un modelo que se queda atrás en términos de innovación en un corto período de tiempo. Este riesgo de obsolescencia tecnológica puede hacer que algunos consumidores sean reacios a comprometerse con un contrato de arrendamiento a largo plazo.

¿Se pueden alquilar autos eléctricos?

¿Los incentivos federales aplican para alquiler de autos eléctricos?

Hay un crédito fiscal disponible para incentivar la compra de autos eléctricos. Los compradores calificados que cumplan con ciertos límites de ingresos pueden recibir un crédito fiscal federal de hasta $7,500 por comprar "vehículos limpios" calificados.

En el caso de arrendamientos, el crédito fiscal pertenece al arrendador, no al arrendatario. Eso significa que cualquier incentivo es completamente discrecional del concesionario y algunos simplemente no traspasarán esos ahorros del crédito al arrendatario.

Las ofertas pueden mejorar

En la actualidad, las ofertas en leases de autos eléctricos no son tan competitivas. No quiere decir que no pueda mejorar en el futuro y que ciertos fabricantes se luzcan con incentivos y propuestas pero actualmente, el panorama no es de lo más tentador.

El Tesla Model X, por ejemplo, que es un SUV popular, costará casi $2,000 al mes para 2024, y eso después de que el precio bajara en noviembre. Otros modelos como el Tesla Model X Plaid 2023 con AWD costará $1,449 al mes durante 36 meses y $9,652 al momento de la firma. Es demasiado alto en función del precio del auto.

Incluso las mejores ofertas, significan un costo mensual alto. ​​Como por ejemplo el Hyundai IONIQ 5 2024, que suele ser un modelo al que se apunta por su asequibilidad, para arrendamiento impone un monto de $5,008 al momento de la firma y un pago mensual de $343, lo que hace que su costo efectivo mensual se eleve a $482.

Alternativas para personas con mal crédito

Lo primero es saber que los arrendamientos en autos de combustible pueden resultar significativamente más baratos y convenientes.

Ahora bien, si definitivamente apuntas a un auto eléctrico, la gran opción puede ser comprar un auto eléctrico usado.

Dado que los vehículos eléctricos no tienen tantas piezas móviles como un vehículo estándar, hay menos que mantener, no hay líquidos que cambiar y poco que presupuestar en términos de costos de mantenimiento. Los factores que más afectan los valores de los vehículos eléctricos usados suelen ser la capacidad de la batería y la autonomía.

Aunque con el tiempo, el desempeño puede bajar, aún puedes obtener un buen rango de millas en un auto eléctrico usado.

Por último, es fundamental siempre trabajar activamente por mejorar tu crédito. Conocer los factores que influyen en tu crédito te ayudará a mejorarlo y, con ello, poder obtener mejores términos y condiciones en el futuro.